Archivo del sitio

Bitelchús, bitelchús, bitelchús. Marketing Post Mortem

¿Puede una película ser noticia 24 años después de su estreno?

Aquí sí. Si Joe tiene una reseña de Gnomocop, Bitelchús no podía ser menos. En este afán por recordar viejos personajes del cine que marcaron generaciones, hoy es el turno del fantasma de Michael Keaton.

A las órdenes de Tim Burton, con unos efectos especiales muy avanzados para la época y una banda sonora excepcional, la cinta coprotagonizada por Alec Baldwin, Geena Davis y Winona Ryder sigue siendo hoy un espectáculo para los sentidos.

Un matrimonio felizmente fallecido inicia una nueva vida en su misma casa. Pero la dimensión es otra y llegan acompañantes para hacerles su eterno día a día más complicado. Los nuevos moradores de la casa, una pareja adinerada y una hija que debe ser sobrina de Zapatero, a lo gótico del personaje me refiero.

Para volver a recuperar su espacio, tratan de asustar a los inquilinos con sus apariciones y posesiones. Lejos de lograrlo, se lo hacen pasar en grande, invitan a sus amigos a veladas fantasmagóricas y llegan a pensar incluso en cobrar entrada para el espectáculo.

Si alguien o algo puede solucionar el problema, ese es el innombrable. Bitelchús, Bitelchús…y a la tercera salta de la maqueta y aparece a tu lado. Un personaje gamberro, sin escrúpulos y con trucos maléficos. Un mercenario del susto que radicaliza las instrucciones del ‘Manual para muertos recientes’.

¿Serán capaces de controlar a Bitelchús y echar a los inquilinos? Puedes disfrutar averiguándolo en sólo 90 minutos, recomendado. Mira la ficha de la película en Film Affinity y disfruta de una posesión al ritmo Banana Boat.

Aquí se habla mucho de Marketing y la siguiente entrada será sobre qué hacer para venderse online. Mira cómo lo hace Bitelchús.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: